martes, marzo 21, 2006

arrojados


Empujados a la vida. Lanzados a la existencia aún antes que al aire libre. Primero al agua, luego a una vida seca que busca el agua.
Aparecidos, llegados de ningún lado.

Cuando la gente pregunta por el sentido de la existencia da como risa, una risa terrible y negra (qué va a tener sentido esta huevá, mejor dése cuenta ahora mismo) En todo caso, lo mejor que existir tiene, viene también dado por esta condición. Usté no viene obligado a nada, usté viene a vivir; sin pecados de origen, sino precisamente para ser original en el pecado. Nadie me hizo la más mínima pregunta, todo apareció y sigue apareciendo en pura contingencia.

Y hay algo así como un peso que aplasta y como que ahoga. Quizá por eso buscamos el agua, para ahogarnos de manera, por así decirlo, más natural. O porque libera del peso, de un peso que se diluye a partir de nuestros padres, el azar y el yo mismo que insiste en seguir viviendo. Tampoco el suicidio se puede defender, hasta Cioran murió de viejo, todo cagado de miedo: aterrorizado el muy tramposo. Quiero volver al agua, parece.

Un giro inesperado: Las señales bioquímicas que definen los ejes dorso-ventral y antero-posterior en el embrión en desarrollo están finamente reguladas, y dependen en último término de la zona del oocito por donde haya sido fecundado por el espermatozoide. La manera como se duplican las células y se distribuyen los tejidos de ahí en adelante define al lado de la fecundación como dorsal, de modo que podemos seguir el punto de entrada del espermatozoide hasta el embrión de varias semanas y reconocer que esa zona da origen a la espalda.

Ya me esperaba algo así y esto es ya decirlo todo, no sólo somos arrojados a existir, sino encima somos apuñalados con la existencia por la espalda.

19 comentarios:

Antonia Katz dijo...

Podemos cambiar entonces el mítico del polvo eres y al polvo volverás, por la acuosidad de este elemento?.

Te respondí en mi blog a la historia de Pedro, en el te contaba que yo estuve en el mismo avión de él, hace varios años y no tenía idea de quien se trataba... te imaginas?!.

Alejandra dijo...

Parece ser el sentido de porque muchos gustan del agua también, así como otros buscan el fin de sus historias tirándose al mar o arrojándose a un rio.

Antonia Katz dijo...

...agradeciendo tus gestos hacia mí, hay algo en mi blog ;) cuándo tienes tocata? Avisa

pomelo dijo...

"apuñalados con la existencia por la espalda"

touche, me diste.

Amanda dijo...

... como que me quedé sin palabras, es fuerte y complejo lo que dices, "arrojados a existir ... apuñalados por la existencia por la espalda", como que quiero darle una vuelta... a ver si luego reacciono más extensamente
por ahora me voy a nadar un rato
un abrazo

Mary Rogers dijo...

uff...al final sólo importa vivir, el resto del cuestionamiento no llega a ningún lado (aunque sea parte del juego)
Un abrazo

Nombre: sólo si respondes dijo...

Si digo lo que pienso...

¿Harás lo que quiero?

Marcelo dijo...

La respuesta es siempre sí.

Y tal vez si lo hago, entonces me pidas lo que quiero, y te confundas y ya no puedas distinguir entre tú y yo.

Por ahora, por favor, el nombre.

O.

(...) dijo...

Seguramente pensaste que era otra persona.

Marcelo dijo...

Seguramente.

Anónimo dijo...

...no lo hiciste.

Marcelo dijo...

Pues tanto mejor.

Anónimo dijo...

No me parece.

Marcelo dijo...

Pues entonces diga lo que le parece y veamos qué tal.

Anónimo dijo...

Jajajaja.
Ya hice lo que me parece y creo que resultó. Es un poco atrevido y estúpido quizás, pero en fin...

Marcelo dijo...

Veamos qué pasa,
continúe.

Anónimo dijo...

siempre caes...

Anónimo dijo...

ese usuario anónimo fue otro

Anónimo dijo...

Continuaré en otro lugar...