domingo, marzo 12, 2006

la paciencia


Yo ya no sé qué busco, pero sé que busco.

Escucho y huelo, y parece que algo intuyo. Hago canciones y las canto, y nos gustan, las cantamos juntos y esta búsqueda se amplia a dos más, a diez, a cien. Pero no sabemos que cresta andamos buscando, un montón de huevones ciegos detrás de una intuición esquiva y gigante, que parece avisar sobre algo inmenso, señalar el infinito. O algo así.
No sé qué busco y tampoco sé lo que trato de decir con esto. Solo que trato de trazar con estas palabras el borde, los contornos de esto que es la búsqueda de algo. Y no sé qué es ese "algo", pero parece estar aquí a la vuelta, dejándose oler e intuir.
No sé cómo buscarlo, no sé dónde ni cómo. Solo me queda perseguirlo e intentar tocarlo, aunque no lo logre jamás, y solamente porque no se puede vivir de otra manera.

Esta mañana escucho versos de Manuel: "pues su corazón está cansado/ y ya no soporta la inclemencia/ y su corazón le ha aconsejado/ la paciencia"
l a p a c i e n c i a

12 comentarios:

Andrés dijo...

Lo inefable y la paciencia. "Sólo me queda perseguirlo e intentar tocarlo, aunque no lo logre jamás, porque no se puede vivir de otra manera".

Eso, ESO, ¡ESO ES!

El mote ¿Recuerdas?

Un abrazo grandísimo
Andrés.

pomelo dijo...

muchos no sabemos que buscamos.
muchos si lo saben.
lo cierto es que nadie sabe que va a encontrar.
creo que esta incesante busqueda es parte de este vacio, de esta necesidad, de este anhelo...como bien dices, no se puede vivir de otra manera.

abrazo. me gusta leerte.

Antonia Katz dijo...

Marcelo: o como canta Calamaro: sé lo que no quiero, pero no lo puedo evitar... bordes dentados... está bueno este viaje, aunque suene triste. Un abrazo

D... dijo...

Claro, no podría ser de otra manera...

"Ya para entonces me había dado cuenta de que buscar era mi signo, emblema de los que salen de noche sin propósito fijo, razón de los matadores de brújulas."

De Rayuela...

Mary Rogers dijo...

¿Y si la gracia estuviera sólo en la búsqueda?

Un abrazo

ALCON dijo...

Yo estoy en una de tantas busquedas y llegue a tu blog, el cual me ha gustado mucho.
No se de esos versos pero me imagino por lo que comentas que han de ser geniales.
Nos leemos un abrazo.

Fran! dijo...

Escribí esto a partir d un poema d R. Carver q se shama "atorrante":

Yo nací e un lugar donde nadie me dijo q ser mejor era una regla, una condición. Veía cosas, a medida q fuí creciendo se volvieron más patentes y entendí q si no trabajas las mujeres no se fijan en tí xq no tienes dinero, y si no tienes dinero no tienes casa ni auto ni manera de financiar futuros hijos.
Las buenas mujeres se fijan en otro tipo de hb.; en esos q hacen deporte y se comportan como si las cosas les importaran demasiado siempre.
Yo quiero tomar cerveza por la tarde en el descanso de mi casa mediocre, para gente mediocre, en un barrio mediocre. Casa heredada d padres mediocres.
A veces me pregunto si estará mal, si estoy desperdiciando mi vida, pero siempre x un corto tiempo. Luego me doy cuenta d q estoy bien así, d q no necesito nada más; la ley del mín. esfuerzo.
No soy tonto. Se q hay gente q tiene mucho más, pero supongo q se lo merecen o se lo han ganado. Yo nada d eso, ni siquiera tengo suerte.
Hay gente q trabaja y se esferza y no logra nada. A mí nadie me obliga a nada. No tengo mujer ni hijos q demanden cariño, atención o dinero. No tengo padres ni hermanos a quien mantener.
A veces viene un perro, pero no soy yo quien lo alimenta.

No está muy bueno... pero me acordé d él cuando leí lo pusiste ahí.
Siempre en contacto... eso esta bien
t quiero cariño mío.

Fran! dijo...

P.D.
tienes a MÍ! Claudio Bertoni en tus contactos!
eres un patudo oscar marcelo...
en la serena me compre (q barsa, mi mami me compró) el harakiri...
ese si q es un libro terrible...

ya le he mandado como 20 cartas, aún no contesta ninguna pero supongo q un día lo hará y yo me moriré y gritaré y patalearé y me dará un ataque al corazón y moriré sin siquiera alcanzar a abrir el sobre.

Fran! dijo...

t escribi eso anteayer...
ayer me shego una carta d bertoni...
c otros 2 sobres adentro d cartas q ya me había mandado anteriormente, pero a la casa donde vivía en Viña, y como me cambié habían sido devueltas al emisor.
Tengo miedo, pero me siento como la mujer más afortunada d Chile, y del mundo, más q la Bachelet, como la primera dama d la literatura chilena... ni aunq me ganara el kino, o me regalaran un auto yo sería tan condenadamente feliz como lo soy ahora... me siento especial, única, importante. Eso es como rico.

Quiltreaux dijo...

Nunca había leído un post que, sin decir nada, dijera tanto. Algo, un algo, que aunque no es nada tiene bordes, y se escapa y se insinúa y se deja intuir y perseguir. Y que hace que personas como tú sientan que en ese algo está todo, y se larguen detrás como si fuera el motivo de sus vidas (y sin duda lo es). La raja.

Antonia Katz dijo...

Pasé a visitarte.

Amanda dijo...

complejo texto, pareciera que no dice nada pero la verdad dice todo

tal vez la vida sea simplemente solo una búsqueda constante, así cuando sientes que tocastes aquello, no alcanzas siquiera a sentir su calor cuando hay que continuar buscando

un abrazo