domingo, febrero 05, 2006


Todo.
Lo destruye todo.
El tiempo lo destruye todo.

Y es como cuando nos arrastraban tomándonos de los pies y tratábamos de agarrarnos al suelo, al pasto, al cemento, de rasguñar el piso para engancharnos en algún sitio donde el tiempo no pase. El kayrós, el estar y ser, el zen, la unidad, la totalidad. Dios.

Todos los días nos mordemos los labios, abrazamos a la mujer, escribimos como si se nos fuera la vida en eso. Y se nos va. Por no poder sostener este instante para siempre, porque el instante se nos cae de las manos y de los ojos. Se cae y se destruye.

No sabemos cómo es lo que viene después.
Sólo sabemos que lo que tenemos no nos soporta, que se nos cae de las manos
y que se hace mierda en el suelo.
Que el tiempo lo destruye todo.

Parce que le temps détruit tout.

14 comentarios:

lii dijo...

sigo aqui... por pocos minutos
volveré e impediré que el tiempo sea mi enemigo como aquella vez...
un abrazo

amalo dijo...

El tiempo no significa una mejor oportunidad... el tiempo es destrucción: tiempo, tiempo, tiempo, mañana, futuro, después, ahora, más tarde, luego, avanza, rápido, lento, despacio, sigue, continúa: es el tiempo... oculta tu rostro y permite que la muerte llegue...

Ángela

maga dijo...

"¡detengan el mundo que me quiero bajar!" esa frase suele venir a mi memoria cada vez que veo que el tiempo destruye, avanza y no me espera.

Gracias por tus comentarios

Un abrazo

Magdalena

antoñita la fantástica dijo...

y no será que lo construye todo?

Wonka dijo...

Antes de destruir.. hay que decir que esclaviza.. mas que la mierda y luego te caga..luego destruye..

hey! yo te conozco.. no se de donde pero te caxo!

wenos..nos veremos por ahi!
saludetes!
[WONKA]

pep dijo...

pfff, le echan la culpa al tiempo y éste poco y nada tiene de culpa. siempre siempre, el tiempo el culpable, ya es tan cliché que me siento obligada a ser la defensora de las causas estúpidas e innecesarias, y saco la cara por el tiempo. Ya muy basureado está como para que lo sigan teniendo pal webeo. ni que lo hubieran puesto arriba de un shaker.
pobre tiempo inocente, que lo único que hace es seguir adelante. que uno se quede pegado, es otro tema. que uno sea más lento... Hay que darse con una piedra en el pecho!
Ni que fueramos champiñones en el cosmos :)

amé verte el otro día!

Anónimo dijo...

el tiempo solo pasa... y las cosas se van transformando a medida que esto ocurre.
recuerda que nada se crea ni se destruye man!!!

como estas?
estabamos planeando juntarnos mañana. hay harto que hablar creo.
un abrazo

Joan .............
...................... (Escobar)

Devastados de Magda dijo...

Y en el último granito de arena, mientras cae , despacito y rápido a la vez, dejo un saludo...

piolilla dijo...

Pero es en el tiempo donde vivimos. Y al tiempo tenemos que acostumbrarnos. Que pasa demasiado rápido a veces, demasiado lento a veces. Pero pasa. Y eso es un alivio y una maldición. Lo destruye y lo sana todo. Nuestro aliado y también nuestro enemigo.
Pero al final del día, no hay cómo escaparse y hay que ver que si todo lo destruye, por algo será, porque las grandes cosas, siempre le ganan.

Saludos..

c. dijo...

no creo que el tiempo lo destruya todo, al revés creo que el tiempo ayuda a construir... tampoco creo que tu último comentario sea honesto, ser honesto es ir de frente y hacerse cargo de lo que dices y de lo que no... si no vas a decir/escribir lo que tienes ganas de decir/escribir mejor no lo enuncies, es más limpio, más claro, más honesto...
c.

Antonia Katz dijo...

Cómo está mi pablomackenna del blog ja ja (no pude evitarlo cuando vi tu foto). Si lo odias (por estúpido) lo obvias ¿ya?.
El tiempo es una eterna promesa y aunque se nos haga mierda en las manos o en otros sitios... vuelve a armarse al igual que nosotros. Un abrazo

nadie dijo...

el tiempo destruye al menos algunas maneras y modos, uno que otro instante incendiario, la intensidad de un olor o un sabor, va haciendo cada vez más distantes los recuerdos de una noche que te da escalofríos, permite irse aunque duela, te roba algunos pequeños -a veces casi invisibles sueños- y lo peor es que después de todo no es sólo el tiempo, no es sólo el tiempo.

felipe dijo...

necesito tiempo para terminar de escri

Andrés dijo...

No creo que la huevá sea blanco o negro: el tiempo o destruye o construye. Es cierto que nadie ha dicho que sean excluyentes, pero esa impresión me dejan algunos comentarios. Creo que es una cuestión de matices, aunque hace tiempo me viene asustando que todo sea cuestión de matices, que nada sea blanco o negro. Es que me gustan los extremos, que le voy a hacer.

El tiempo efectivamente destruye todo si entendemos la destrucción como el cese de los fenómenos. Nuestra condición humana de seres finitos, claro, hace que nuestra vida sea una bomba de tiempo, y finalmente, esa bomba lo destruye todo.

Por otra parte, el tiempo permite construir cosas. Pero es interesante esto de que el tiempo las "permite". Me parece que es claro que el tiempo no es un albañil, sino el escenario de fondo que se hace más patente en la ausencia de lo entrañable, porque YA no está. Tenemos posibilidades de construir cosas porque no las tenemos todas, tenemos que elegir. Eso es tiempo: tener que elegir. De ser eternos tendríamos todo. Vaya lío. Todo y nada. ¿Para que perder el tiempo decidiendo si total podemos ser todo cuando se nos de la gana?

Ajá.

Es que sin tiempo no hay "cuando". Y si la eternidad es algo así como el no tiempo, estamos cagados. No quiero la vida eterna. Nonono.

Abrazémonos a la eternidad en este pedazo de tiempo.

Andrés.