domingo, febrero 19, 2006

los débiles


Antes la culpa siempre la tenían (teníamos) los comunistas. Después, cuando por alguna extraña razón ya no todos los jóvenes eran comunistas, entonces la culpa la tuvimos los jóvenes. Derribado el mito del no-estoy-ni-ahí: ahora la culpa la tienen los milicos.

Es cierto, no digamos que lo mejor de la sociedad está en las Fuerzas Armadas, ni que el pasado inmediato propicia la mejor de las imágenes. No digamos que el ejército es una institución libre de corrupción, conflictos de poder o decisiones terribles que terminan en tragedias; pero más bien me da la impresión que es el chivo expiatorio de turno. Es el modo como la sociedad civil se lava las manos de sus culpas en el quiebre de la democracia. Si usted cría un león desde pequeño, dándole a beber sangre y alimentándolo con carne humana, y su león un día se come a su vecino antipático no puede usted echarle la culpa al león. O sea, digamos, sí puede; lo que no puede es eludir su responsabilidad e imputársela entera al felino. Es igual al dicho del cojo que le echa la culpa al empedrado de la calle.

De allí la mala fama y el interés por escudriñar más profundamente lo que huele podrido en el ejército, cuando bien sabemos que el olor viene de varios lados al mismo tiempo.

Yo no soy de la idea de hacer la vista gorda, creo que todo lo sucio debe limpiarse y que la verdad conduce a la libertad. Pero tampoco soy de los pesimistas que creen que el país está podrido y condenado por la corrupción, al menos eso queda lejos de mi experiencia más inmediata. Así las cosas, me parece que se hace un gran daño al sistema social cuando se deslegitima con esta violencia y por turnos a uno de sus subsistemas a la vez, lo que es muy distinto a mantener un legítimo y permanente cuestionamiento sobre todas las instituciones de la sociedad. Ayer los débiles fueron los comunistas, otro día los funcionarios de tal ministerio, otro los parlamentarios, un día cualquiera los curas, hoy día los milicos. Los débiles oficiales, digo, porque sabemos que los débiles siempre terminan siendo los pobres cuyas historias no salen en la tele, y de las que nos desvían la atención hacia los débiles-oficiales de turno.

A mí no me gustan demasiado los ejércitos y no habría sido milico, además durante mucho tiempo me dieron miedo, pero no compro este cuento de cómo los medios nos venden chivos expiatorios por turnos, y nos bloquean la posibilidad de hacer opinión pública, de construir la realidad desde la esfera pública, y no desde la imposición de los grupos de poder. Es cierto lo que dice Villouta en la Nación Domingo, comentando que los medios construyen realidad y citando que “los medios son espacios mentales que habitamos”, pero los habitamos amarrados.

De los medios escribiré más adelante.
Hoy, ojo con los débiles: los verdaderos, los falsos,
los próximos.

8 comentarios:

c. dijo...

yo sigo creyendo en el país, sigo creyendo que no todo está perdido, que nada está perdido... sigo creyendo en las personas, la gran superpotencia de la que habla Saramago,
saludos a tu sur, me alegré tanto de verte ahí, c.

carito dijo...

Somos flojos para mirarnos a nosotros mismos. Salvo el ombligo el resto es miopía.

Antonia Katz dijo...

Marcelo: parece que este es un motivo recurrente para ti, me gusta que le des continuidad al tema. Los vicios se van trasladando de tiempo, cambian de nombre, no ves que antes la cosa se llama proletariado y hoy se llama pobreza... como canta Bersuit
y no hablemos de pavadas
si son todos traficantes,
y sino el sistema que
y sino el sistema que...
No me digan que se mantienen
con la plata de los pobres
eso sólo sirve para mantener algunos pocos.
Ellos transan, ellos venden
y es sólo una figurita
el que esté el presidente...
son todos narcos, y de los malos,
y si te agarran con un gramo
después de que te la pusieron
Se viene la policía, de seguro que vas preso.
Y así sube, la balanza, el precio también sube,
También sube la venganza
;Y ahora va ¿Y ahora qué?

Marcelo dijo...

No me gusta "Sr. Cobranza", aunque adhiero a tu "Y ahora qué?". Esa cancioncilla es precisamente reflejo de esa posición de "todos son pésimos, todos está podridos", cosa que yo no creo ni lejanamente.

No quiero aliviar conciencias gratis, es cierto. Pero tampoco quiero causar pesadillas irreales. Todo en su justa medida.

O.

sietecrisantemos dijo...

pasa que los medos siempre se ocupan de mantenernos ocupados mientras puede estar pasando algo heavy, si no pregúntale a don francisco que nos tenía el sábado enterito frente a la tele mientras estos supuestos débiles y mártires "daban la vida por el país" y qué decir del caballero quer no recuerda...

Marcelo dijo...

Los que ahora son débiles, antes fueron asesinos. Ya ves, las cosas cambian.
Y nadie aprende nada.

Yo no me voy a vengar.
No me voy a aprovechar de que ahora son débiles para patearlos en el suelo.

Para eso tengo la memoria y recuerdo bien quién es quién.
No como el caballero ese que mencionas: que es un pescado, por desmemoriado y por podrido el pobre viejo de mierda.

Amanda dijo...

ya habia leído este post, y me quedé como intentado reaccionar... ahora diría lo importante es aprender y recordar siempre, solo eso, para que las venganzas, no al olvido, si a la lección.
saludos

Andrés dijo...

-¿Y ahora qué?
-¿Qué de qué?
-¿Pues qué vamos a hacer?
-Qué se yo. ¿Hay que hacer algo?
-¿Puedes no hacer algo?
-Claro, hacer nada.
-Mmm.