martes, abril 01, 2008

otras formas de violencia

Siempre me han llamado la atención dos aspectos de la palabra violencia, distintos al uso clásico que designa al comportamiento arrebatado, brusco o conducido por la ira. El primero es que se usa la palabra violento para designar aquello que está fuera de su orden natural: la violencia como anomalía, como enfermedad. Lo segundo es que violencia es una manera correcta de llamar al acto de violar a una mujer: la violencia como violación.

Y resulta curioso que su uso siempre nos refiera al peligroso estado de la ciudad en la noche, donde hay peligros que acechan y sujetos violentos, enfermos, violadores. O bien pensamos en los femicidios, en los asesinos que pueden vivir en la casa de enfrente, en los reportes policiales de los noticieros. A las 6:30, cuando empieza "En boca de todos", el primer móvil siempre es Miguel Acuña con los hechos policiales (sucesos miserabes, como los llamó esta mañana). Esa violencia.

De esa violencia se habla muchísimo, es el plato fuerte del noticiario central, y solamente ha conducido a generar un ambiente de inseguridad, de pánico a la ciudad de noche, a los enfermos-violadores que ejercen su violencia en una tierra sin suficiente policía, sin suficiente aparato represor, ni suficientes kilómetros cúbicos de cárcel.

Yo quiero hablar de otras dos. Me indignan más que la otra, me agreden lo mismo, les tengo más miedo a estas otras dos:

1. Ya he hablado antes de esto. En la esquina de Portugal con Carabineros de Chile un niño de unos 15 años vende papas fritas artesanales hace por lo menos 6 años. Lo hace desde que empieza la tarde hasta que oscurece, la mayor parte de los días está ahí de pie vendiendo con uniforme escolar. En Portugal con Diagonal Paraguay está la que podríamos denominar la mansión de la indigencia: afuera del Santa Isabel, dos o tres familias completas (adultos, viejos y niños) improvisan sus camas todas las noches, otros cinco o seis duermen en la puerta de la Posta Central, al otro lado de la calle. Hace unos meses uno de ellos no podía ponerse de pie, estaba sentado justo en la esquina con ambos pies destrozados ("cómo quejarme de mis pies cansados/ cuando veo los tuyos destrozados"). Nadie me puede decir que ese es el estado natural del hombre, que esos hombres, mujeres y niños no están siendo violados por nuestra sociedad. Violados todo el día y toda la noche, imagínese usté, como la escena de Irreversible, pero 24 horas/día, 7 días/semana. Todo el año. Esa es violencia mierda.

2. La política es el territorio donde se cristalizan los deseos de los hombres sencillos, donde todos contamos y podemos ser representados en la construcción del país en el que queremos vivir. Piñera viaja a Perú a reunirse con autoridades y desata polémica. No está claro si él tuvo la iniciativa de ir para contribuir a la molestia de nuestro gobierno, o si fue Alan García quien lo recibió para molestar a nuestro gobierno. Eso sí está claro que no fue por negocios que tuvieran que ver con LAN, como lo puede atestiguar cualquiera de los ministros o parlamentarios peruanos que estuvieron cenando con él en la casa del presidente de LAN-Perú. Francisco Vidal dice que no comprende al ciudadano Piñera, pero que el gobierno confía en su buena fe. Piñera interpeta el apelativo de "ciudadano" como un intento de achicarlo y acusa al gobierno de un "ataque de pequeñez", de un "acceso de miseria". Nosotros los ciudadanos pequeños sufrimos de un acceso de vómito, de un ataque de asco. Al mismo tiempo, se vive la definición a penales de la acusación constitucional contra la Ministra Provoste. Nada menos que una ACUSACIÓN CONSTITUCIONAL, ante el desorden administrativo que sufre el ministerio de educación hace muchos años. Como si no fuese la Ministra Provoste la titular bajo cuya dirección más se ha modernizado y ordenado el Ministerio de Educación; como si fuera ella la corrupta y culpable, y no la Ministra capaz de convocar a todas las fuerzas políticas en torno al pacto para una nueva Ley de Educación. Y si a Joaquín Lavín, teóricamente líder de oposición, se le ocurre decir con toda libertad que considera que no hay argumentos jurídicos ni de sentido común para interponer tal acusación, su propio pacto (que además se llama "Alianza por Chile") se queja de que él está desorientado, perdido por tratar de escalar al poder. Por favor. El nivel de crispación en las palabras de cualquiera de los Larraínes que controlan RN y la UDI no son compatibles con lo que cualquier ciudadano pequeño y sencillo quisiera entender como el orden natural de la política. Un escenario donde no hay deferencia alguna y se puede tratar de gorda o de loca a la Presidenta de la República. Eso es violencia, carajo.

Los violadores se miran tristes, los enfermos, los pobres. La ciudad a oscuras tiembla de terror. La violencia busca y encuentra chivos para expiar su vergüenza, para ocultar su pecado, para perpetuar su agresión y encerrarla en una nueva cárcel de 30 km cúbicos y altísima seguridad, que como siempre, no será suficiente.

3 comentarios:

Andrés dijo...

En efecto, esa es violencia mierda.

La política y los noticiarios últimamente me dan entre pena y risa. Pena como la noticia de la niña de un año que murió al ser atravesada por un proyectil (mientras muestran a los padres abrazándose y a la abuela explicando que la televisión nunca había estado en su casa y ahora estaba "porque se murió mi guagua". Y risa como uno de los mil videos (http://www.youtube.com/watch?v=wChWdIRFcFI)- (http://www.youtube.com/watch?v=JJqRxVITLdw)de plan z donde se burlan de las autoridades y la manera "en que se hacen las cosas en este país" frase tan típica de la mierda de oposición que tenemos.

Das que pensar. Gracias.

Saludos,

Andrés.

c. dijo...

mmm... no es el día de la coincidencia total contigo, el punto 1, sí absolutamente; el 2, no, para nada, al revés, me molesta que los ministros no sean los mejores, que estén ahí por un tema de partido o de género y no sigo, porque es algo que realmente me molesta, un abrazo y qué bueno verte otra vez, c.

c. dijo...

sabía que venía el ladrillo-respuesta y claro que todos nos equivocamos, todo el rato, pero a mí me parece que si uno se equivoca, hay que asumir, más si con ese error perjudicamos a otros, eso es lo decente creo yo y no las excusas, menos las excusas basadas en su condición de mujer (hasta verguenza me da eso), ni en la sagre que corre por sus venas ni en el esfuerzo que hicieron sus papás para educarla, no me parece honesto ni frontal ni decente... y no puedo creer que no haya alguien más técnico y más capaz, eso sería perder la fe en el ser humano... pero ya hablaremos y no me enojo, es más pena que otra cosa, después de todo es mi gobierno y mi esperanza, cariños, c.