lunes, abril 28, 2008

libro de rostros



En un artículo de 1992, Robin Dunbar propuso que existen limitaciones cognitivas -y seguramente neurológicas- que impiden que los seres humanos podamos establecer vínculos sociales estables con infinitos otros individuos. Naturalmente, podemos seguirle la pista con detalle apenas a un número discreto de gente y Dunbar propone, basado en datos historicos y de antropología física, que serían en promedio 148.

Claro que en las posibilidades de Dunbar no estaba facebook y los 451 contactos cuyos teléfonos, correos electrónicos, niveles educacionales, fechas de cumpleaños y red social puedo consultar en cualquier momento y lugar del mundo.
Cagó Dunbar.

3 comentarios:

Edû dijo...

Sí, es impresionante cómo ahora puedes pertenecer a una red social de virtualmente infinitos miembros, pero ojo que siempre alguien nos está mirando en Facebook.estamos dandole información a quiene estén interesados en saber a qué institución pertenecemos y cuales son nuestros contactos más influyentes. Facebook acarrea también riesgos.

Saludos, Oscar. Echale un vistazo a mi blog si tienes tiempo:

www.eduandanzas.blogspot.com

la crisantema dijo...

qué práctico me pareces hoy, qué loco es lo de facebook, o será que yo soy demasiado nueva...

un abrazo

Catalina A. dijo...

Parece que a ti también te picó el bichito facebook como a muchos nos picó.
Pero sabes? aún así creo que el señor Dunbar tiene algo de razón. si como tu dices el habla de vínculos estables, entonces es cierto, aunque tengamos 1000 contactos en facebook, la relación con cada uno de ellos no creo que sea propiamente algo "estable", al menos yo no creo que la estabilidad sea poder ver en una web que es de tal o cual persona y tener el medio para contactarlo cuando se me dé la gana. para eso, hasta con Piñera puedo tener una relación estable.

Yo te pregunto Oscar, ¿qué es para ti una relación estable?

saludos!
Es entrete volver a estos lados.