lunes, junio 19, 2006

devorado



La realidad conspira.

Anoche toqué en la casa en el aire y fue especialmente bueno,
el sonido estaba bien y una muchachita-de-cumpleaños, a la que desconozco y agradezco, me regaló un disco de Aute (más una carta explicativa, una huevá muy linda sobre la belleza)
Toqué varias de mis canciones y sentí que más de alguien oyó la letra y se injertó un pedazo de mi vida en el hipocampo.

Hoy tomé el artes y letras, y hablé sobre libros, y me abofeteó la sensación de que el arte se mete intensamente en todos los espacios de mi vida que logra conquistar.
También la sensación (la puta sensación) de que la única (puta) manera de sensar y empujar el límite de contacto entre mi cerebro y la realidad es intervenirla con mis sonidos, con imágenes y con todas estas (y otras tantas que no tengo) palabras.

Estoy cagado, si sigo así el arte me devora.
Por la cresta Buonarroti,
dame un consejo.

4 comentarios:

Wari dijo...

Cuando el sonido nace del cuerpo, una vibración mueve los núcleos y las energías... sólo queda rendirse al movimiento de las ondas; señales que envía el cerebro/alma/corazón, para convertirlas en un canto. (Bel canto)

Y la célula es vibración.

Pero creo, (y ésto lo aprendí del yoga), que el punto donde el pensamiento y el cerebro intervienen en la realidad es cuando están alineados. Tu pensamiento, tu voluntad, tu corazón y tu intención. Alineados coo planetas. Es entonces que se abren las puertas.

Enhorabuena hermano, no estoy sola en el mundoooo! jejejejej chido.

Ayeshkena.

c. dijo...

Buonarroti iba a ser ciego... gracias, c.

esobvio dijo...

leo y releo y nunca sé qué es verdad y qué no, lo cierto es que tocaste en la Casa en el Aire, lo cierto es también que si no te permitieras estos desbordes serías devorado por la vida... es cierto... y lo compruebo a cada rato

... pero cómo sé si todo el resto es cierto?, dices que sueles mezclar ficción con realidad al momento de escribir en este espacio de desbordes (comentario que suele coincidir también con los desbordes que podrían causarme celos o dudas), pero sé -y eso también es cierto- que muchas veces dices la verdad absoluta cuando escribes y esto en esos casos se transforma en bitácora y vitrina de tu vida...

... y yo ya no sé cómo preguntártelo -porque quiero hacerlo hace tiempo, pero no me animo- ¿es cierto que una muchachita-de-cumpleaños te regaló un disco de Aute con una linda carta explicativa que trataba sobre la belleza?

Te pregunto porque también es cierto que no me lo comentaste ni por error y que me entero de muchas de tus cosas sólo por leer tu espacio de desbordes a los que tiene acceso todo -literalmente- TO-DO el mundo...

... por qué??? (si se puede saber)

Marcelo dijo...

sí, es tan cierto.

una niña-de-cumpleaños me regaló una copia de un disco de Aute, rato después me dejó encima una nota donde explicaba el asunto: decía que me agradecía privilegiar la música chilena y cantar mis canciones, que encontraba que eso era una especie de enaltecimiento de la naturaleza y que era muy generoso de mi parte compartir esa belleza con todos y que me dejaba ese disco de Aute porque lo encontraba muy bonito y quería algo así como "hacer circular la belleza". No te lo comenté porque lo viste, estabas esa noche ahí, la viste cantar (o tratar de cantar) la gota de rocío, viste cuando fue varias veces adelante. No hice más comentario porque pensé que ya te había molestado lo suficiente ver todo eso y que no era necesario mayor comentario. Además, por supuesto, de que me dio mucha plancha todo.

Eso es, persona-obvia.
Todo estuvo siempre a la vista.

bs

O.