jueves, febrero 12, 2009

no lea esto



En el actual comercial del yogurt Next, de SOPROLE, se asegura que el producto es "0% libre de grasa", lo cual puede ser interpretado como que tiene una cantidad desconocida (y distinta de cero) de grasa. Aunque también se podría seguir que es pura grasa, puesto que lo único que yo conozco que no es en lo más mínimo libre de grasa es la grasa pura.
Que asco.

Lo que podría ser considerado un hecho aislado y ridículo, se ha vuelto un síntoma. Los mensajes contradictorios sobrepasan por mucho las expectativas de improbabilidad de la comunicación que yo tenía. Encabeza la lista el finado Pinochet con su célebre "no me acuerdo...pero no es cierto, y si fuera cierto, tampoco me acuerdo", desmintiendo o tratando de hacerse el loco (más bien, ambas cosas al mismo tiempo) con las confesiones de Manuel Contreras. Pero si uno quiere ejemplos de esta semana, mire usté a este niño Edmundo Varas, que cansado del acoso de la prensa hizo un escándalo al que la prensa acudió rapidito, y como se quería ir del país, le pegó a un carabinero y lo dejaron con arraigo nacional.


Apuesto que Edmundo es facho y toma yoghurt Next, mientras ve el homónimo programa en Mega y planea su próximo numerito. Así que el que dijo que era "un cabro humilde", por favor corrija este problema de las malas etiquetas.

4 comentarios:

Alfredo dijo...

wjajajajajja perfecto
el mejor comentario de la semana
aunque la semana y perfectamente el dia esta plagado de homenajes a los 25 de cortazar
abrazos y escuchas
G

pep dijo...

wajjajajajjajajaj!!!

sabi q me dio el otro dia cargo de conciencia por tomar coca normal en vez de light o zero, como todas. después lo pensé mejor, y me dio cargo de conciencia tomar coca cola y punto.


todos somos contradicciones, pero tu más porque sabi de edmundo, cosa q nunca me imaginé de ti jajaja

pep dijo...

pd: q bonito tu blog!

Andrés dijo...

Que agrado volver a leerte, que risa. Siempre he admirado esa capacidad tuya de transmitir con ironía los detalles obscenamente vergonzosos de la vida pública, que no es lo mismo que los detalles vergonzosamente obscenos de la vía púbica, claro está.

Esto me recuerda la época dorada del blogueo, cuando los post acumulaban muchos comentarios de singulares usuarios, algunos insignes anónimos.

Un abrazo

Andrés