sábado, julio 29, 2006

el agua y transformada



Para que las canciones evadidas lleguen a tiempo,
tendrán que dejarse leer.
En vez de ser oídas.

Me cansé de buscar con los ojos abiertos,
te cansaste de ser

un grito que se ahoga,
la belleza perfecta que nadie ha tocado en su centro,

soledad que se moja.

Soledad
que se moja.

Derribado de frío, me callé
de los labios, los párpados,

te callaste en mi pánico refugiado en el té.
Yo no sé ni la clave en que escriben tus manos,
ni de dónde esta sed.

Ni de dónde esta sed.

Me cansé de buscar con los ojos abiertos,
te cansaste de ser un grito que se ahoga.

Tu vértigo en mi abrazo, mi angustia desarmada
transformada en tu boca.


Transformada en tu boca.


11 comentarios:

c. dijo...

copio canciones en papel y acumulo papeles de colores con canciones en el auto y en el semáforo de la esquina saco mis papeles y canto las canciones que se dejan leer y cantar transformadas en mi boca,
saludos, c.

Ana dijo...

Me leo entre líneas, con los ojos abiertos.

Gracias por tu visita!

Anónimo dijo...

¡Odio tu blog!
Es patético.

¿Quién tratas de ser?
¿Qué pretendes?

Anónimo dijo...

disculpa mi anonimato

Javier Montero dijo...

anonimos o cobardes bueh cada cual con su forma y pensares pero almenos ay q dar la cara...
en fin a mi si me gusto tus letras sigue adelante....

Marcelo dijo...

Gracias, Javier,
en todo caso no tenía en mente detenerme ni nada.
Es la primera vez que recibo un comentario de este tipo,
y lo agradezco,
aunque me gustaría saber con más precisión la opinión de mi interlocutor.
Bueno, me imagino que le dará cierta tranquilidad saber que la pregunta sobre qué trato de ser y qué pretendo, también yo me la hago.
Cuando sepa, le cuento.

ánimo

O.

Marcelo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

me leo entre lineas tambien...
o acaso me desdoblé?

Nieves

Anónimo dijo...

OJOS CERRADOS TE RECIBO
LLUVIA INCESANTE
ME TOCAN TUS MANOS

Nieves dijo...

tanto me ves?
tanto?

Anónimo dijo...

mezclas ficcíon con realidad,
pues tu angustia,
no fue transformada,


al menos en mi boca.